Sus Fiestas

Romería de San Antonio Abad:

Los orígenes de la Fiesta de San Antonio Abad en Güímar parten, seguramente, de los cultos que en su honor celebraron los monjes dominicos del convento de Santo Domingo In Soriano antes de que la comunidad desapareciera tras la desamortización  de sus bienes.

Seguramente desde esas fechas, el ganado que acudía a la Iglesia era bendecido tras la función religiosa, y se hace en infinidad de Iglesias que profesan el culto a este santo egipcio del siglo XI. Años más tarde, en las décadas de los cuarenta y cincuenta del siglo X se organizaron procesiones con carretas y ganado en las calles del casco de Güímar. Aún hoy se recuerda esta etapa de la fiesta que debió reunir gran brillantez al coincidir con el apogeo de las grandes cuadras de vacas asociadas al cultivo de la platanera.

Después de esta celebración, que fue muy favorecida por el entonces alcalde, D. Óscar Pérez, desapareció durante un amplio periodo de tiempo hasta que, instaurada la democracia, se volvió a organizar.

La imagen de San Antonio Abad en su género, se considera una talla muy representativa del Barroco Canario, siendo su autor José Rodríguez de la Oliva, uno de los mejores imagineros de Tenerife. Se trata de un de las mejores esculturas que se custodian en los templos güimareros.

En el año 1963 la imagen de San Antonio fue objeto de restauración por el artista Ezequiel de León, que cambió la pigmentación de los vestidos así como el color del cochino que acompaña la imagen. Es una curiosidad comentar que en la talla original el color del cochino era negro, tal como era la raza típica de Canarias. Tras la mencionada restauración, el color del animal se cambió por la de blanco, al igual que las razas foráneas que empezaban a introducirse en el Archipiélago.