Barranco de Herques

Barranco de Herques



Hoy en día, este barranco, catalogado como Espacio Natural Protegido con el título de Monumento Natural  constituye el límite natural entre los municipios de Fasnia y Güímar, siendo espectaculares sus laderas y escarpes cortados a plomo. Según la opinión de varios autores, este barranco extraordinario pudo haber tenido la función de una frontera natural entre los menceyatos de Abona y Güímar. En el se ha encontrado una de las momias mejor conservadas de los guanches.

En cuanto a su vegetación, en las zonas costeras hay un tabaibal dulce, que a medida que ascendemos es sustituido por un cardonal-tabaibal, más hacia arriba se encuentran acebuches, sabinas, mocanes, etc. Además este espacio cuenta con gran variedad de aves (cernícalo, paloma bravía, etc.) igual que es el hábitat del murciélago orejudo canario, una especie endémica que se aloja en las cuevas y formaciones roscosas.

Además, el Barranco de Herques es atravesado por el famoso “Camino Real” que es una posibilidad de realmente experimentar este espectáculo natural.