Convento de Santo Domingo (año 1649)

Convento de Santo Domingo (año 1649)



Se construyó con objeto de proteger a la Virgen de Candelaria de un posible ataque pirata. En 1777 se incendió y fue restaurado. Con la desamortización de Mendizábal (1835) el claustro se convirtió en las actuales dependencias del Ayuntamiento. Con planta de cruz latina, guarda en su interior un Santo Domingo de Guzmán, del escultor Luján Pérez, y dos tallas, una de San Antonio Abad y otra de Nuestra Señora del Rosario, de Rodríguez de Oliva.