Los grandes desplazamientos masivos

La Crucita es uno de los mejores lugares canarios para contemplar los valles causados por enormes desmantelamientos, y esto ocurre porque desde este mirador se pueden observar la vertiente sur —Güímar-y la vertiente norte —La Orotava-. En Canarias se conocen más de 20 grandes deslizamientos. Éstos son grandes avalanchas rocosas de cientos o miles de kilómetros cúbicos de volumen. En Güímar y La Orotava generaron dos grandes valles, dejando importantes escarpes laterales y una elevada cabecera que comparten.Estos grandes deslizamientos se conocen gracias a varias evidencias. La más espectacular consiste en las enormes extensiones de depósitos movilizados en los fondos oceánicos, donde se encuentran canales de corrimiento y grandes abanicos de depósitos. Otra pista la proporciona lo que popularmente se ha denominado el mortalón.-En la profundidad de algunas galerías, especialmente en Arafo y Güímar, se halla el mortalón, material compacto constituido por un conglomerado arenoso-arcilloso que engloba basaltos muy alterados con formas angulosas y semi-redondeadas. Entre los desencadenantes que provocaron estos deslizamientos se encuentra: la naturaleza del material y su peso, la pendiente y la altura, y un excesivo crecimiento que en un momento determinado adquirió la dorsal de Pedro Gil, provocaron una inestabilidad considerable que, con el detonante de grandes seísmos y pulsiones volcánicas, acabó por colapsarse y derrumbarse.