El Volcán de las Arenas

El Volcán de Arafo o de las Arenas Negras, surgió a partir de un complejo proceso sísmico-eruptivo entre los últimos días de 1704 y los primeros meses de 1705. Corona el reborde meridional de la Caldera de Pedro Gil con 1.525 m de altitud, resultando, junto con el pico Cho Marcial, Izaña y Anocheza, un referente de identidad del valle.
El fenómeno volcánico de las Arenas forma parte de una actividad que involucró a otraszonas y cumbres de Fasnia, Güímar y Arafo, acontecimiento en el que La Orotava sufrió importantes terremotos y tremores. Entre sus aspectos formativos más impresionantes, según consta en documentos de quienes fueron testigos, la columna de ceniza era visible desde La Orotava y las coladas de lava que fluyeron hacia el Valle de Güímar alcanzar 12 km, a muy poco de la costa (El Socorro).Como resultado, un malpaís alargado divide el valle desde la cumbre hasta la litoral, frontera que hoy comparten los municipios de Güímar y Arafo.


Entre sus consecuencias se encuentra un valle que repentinamente vio transformado su sistema hídrico, ya que las coladas obturaron el barranco de Arafo; de modo que se perdieron terrenos agrícolas importantes y algunas fuentes de renombre. Según los documentos —del visitante inglés George Glas y del ilustrado canario Viera y Clavijo-, que narraron éste episodio, resulta de gran relevancia el impacto que este fenómeno causó en la mentalidad de los pueblos de Arafo y Güímar a principios del siglo XVIII, teniendo en cuenta que los momentos álgidos ocurrieron en fechas muy señaladas para la liturgia cristiana (Nochebuena, Fin de año y antiguo día de la Candelaria) y, en consecuencia, de cómo se llevaron a cabo procesiones, rogativas y confesiones en masa que, con las erupciones y seismos en ciernes,creían en un ambiente de fin del mundo.