El ciclo de las Arenas eólicas en Chimisay

El Malpaís de Güímar está atravesado por una amplia franja de arenas basálticas negras con dirección SW-NE, con una anchura de más de 500 m, una longitud que sobrepasa los 2 km y un espesor variable. La arena llega a recubrir la cara este de la Montaña Grande. Esta banda arenosa tiene su origen en la Playa deChimisay o de la Entrada, y a lo largo de miles de años por la acción del ciclo erosión marina-corrientes y mareas-sol-viento se extiende de la costa al interior. Mareas y corrientes subterráneas de manera periódica llevan a la costa anualmente, especialmente en los meses de septiembre y octubre, arena procedente de bancos submarinos, que previamente es formada por la erosión marina de basaltos bajo el mar. La Playa de Chimisay, una playa de cantos rodados durante casi todo el año, se convierte en playa de arena en el otoño. El sol seca la arena que previamente ha transportado hasta ahí el mar, el viento de los Alisios entonces se encarga de distribuirla en una franja SW-NE. Así, el resto del año y poco a poco, las arenas acaban por desaparecer de la playa debido a la acción de los Alisios.

Ya en el interior, hay todo un sistema de microdunas instaladas en las depresiones de las coladas de lava, llegando a la ladera oriental de Montaña Grande, incluso hasta más allá de la actual carretera del Puertito de Güímar, pero esta pista se pierde debido a la acción humana sobre el paisaje. Finalmente, hay que destacar el desarrollo de un formidable ecosistema: en este suelo arenoso sólo se dan plantas de la comunidad cerrillar-panascal y en la banda arenosa nidifican muchos himenópteros — especialmente abejas-, que no podrían hacerlo en otro lugar. En su mayor parte, estos insectos, son los grandes responsables de la polinización de mayoría de la vegetación del litoral.