La actividad volcánica de Montaña Grande

La Montaña Grande se alza sobre un malpaís que se extiende hasta el mar, en forma de amplio abanico. Esta elevación es un cono volcánico de 277 m, creado desdela colmatación de piroclastos (cenizas, escorias y bombas volcánicas) por proyección aérea de la erupción. Con planta elipsoidal, se detecta una mayor acumulación hacia el SW, dado el empuje del viento de los Alisios durante la erupción, donde aquellos materiales más ligeros eran desviados y transportados por la acción eólica, que podían llegar a desplazarlos a más de 2 km. Esta singularidad le confiere a la montaña una leve asimetría.

La actividad volcánica de Montaña Grande es de tipo estromboliano, quiere decir esto que se trata de un fenómeno volcánico que combina dos acciones desde dos centro seruptivos: Por un lado, el cono —conducto interno de chimenea y cráter-, mediante explosión aérea, que emite piroclastos (en forma de lapilli o picón y formatos más grandes); por otro lacio, las bocas efusivas —grietas o fisuras en la base del cono- que expulsan coladas de lava. Al menos en Montaña Grande se constatan dos bocas efusivas, entre ambas conformaron todo un manto lávico que es el gran malpaís que lleva parejo la Montaña Grande y ganó terreno al mar.

La Montaña Grande es un distintivo recurrente de esta comarca del sur de Tenerife, a menudo referenciada y plasmada por los convecinos del. Valle en todo tipo de soportes y contextos, dado que simboliza no sólo un hito natural sino todo un emblema cultural e identitario.